Blog de viaje

7 lugares especiales donde dormir solo para viajeros experimentados

la paz perfecta

Desde hoteles de lujo a albergues sencillos, he dormido en miles de diferentes lugares de todo tipo.Intento planear lo menos posible cuando estoy de viaje, por lo que siempre cuando voy a buscar donde dormir, es una gratificante sorpresa. Aquí os detallo 7 lugares especiales donde he pasado la noche.

1.- En el borde del crater (Turkmenistan)

Hacia el final de mi viaje a través de Turkmenistán, me encontré con Darvaza en el medio del desierto. Este enorme cráter, probablemente creado por la perforación de gas en la década de 1950, ha estado activo durante al menos cuatro décadas. Esta ubicación extraña ha sido apodada la “Puerta al Infierno” por los lugareños.

junto al crater

Si el viento es el adecuado, puedes acostarte sobre su estómago y mirar fijamente un mar de llamas. Lo creas o no, mi compañero de viaje y yo pasamos la noche en una tienda de campaña junto a la boca del cráter. Durante toda la noche escuchamos el silbido de las llamas y vimos el resplandor naranja que irradian hacia el cielo nocturno. Una experiencia para toda la vida.

2.- Hotel Curioso con habitaciones llenas de espejos (Taiwán)

Cuando estábamos buscando un lugar para dormir en el borde del lago Sun Moon en Taiwán, nos encontramos con un edificio alto y delgado que resultó ser un hotel. Curiosamente, cada habitación ocupa un piso entero. Estábamos en el piso superior, el décimo. El hotel sólo tenía nueve habitaciones.

en taiwan

Cuando llegamos a la cima, nuestra habitación resultó estar lleno de espejos, lo que hace que parezca mucho más grande de lo que era. A la mañana siguiente descubrí que el agua se había estado filtrando justo al lado de mi portátil – sobrevivió por poco en esta aventura.

3.- Puesta de sol en una azotea en Sanaa (Yemen)

Llegué a San’a por la noche y tomé un taxi a la ciudad vieja. Luces – azules, rojas, amarillas y verdes – recogidas a través de las ventanas de las antiguas casas de barro. Me sentí como si hubiera aterrizado en un cuento de “Las 1001 noches“.

puesta de sol

Me pareció un palacio convertido en hotel. La habitación era sencilla, pero me sentí muy privilegiado a dormir aquí. Especialmente espectacular fue la vista de la ciudad desde la azotea al atardecer y el sonido de la llamada a la oración elevándose hacia el cielo desde las puntos de los minaretes de la ciudad.

4.- La paz perfecta en Bayanga

Un viaje de aventuras de varios días por Camerún, finalmente me llevó a Bayanga en el oeste de la República Centroafricana, donde, de nuevo, llegué después de anochecer. El propietario me reunió con las palabras, “Boris, supongo? Aquí, donde un año antes la guerra se había desatado, la perfecta paz reinaba.

la paz perfecta

El desayuno de la mañana siguiente fue servido en una terraza con vistas a un recodo del río. El sitio era perfecto para explorar la selva con sus elefantes y gorilas.

5.- Plantación de cacao en Santo Tomé y Príncipe

Santo Tomé y Príncipe es uno de los mayores productores de cacao en el mundo. Los portugueses realizaron plantaciones aquí cuando era una colonia. Algunos de ellos están todavía en producción, mientras que otros ofrecen alojamiento. Dormimos en una gran habitación en una casa del siglo 16 en una plantación en Sao João en la costa este.

plantacion

Esa noche nos sirvieron una de mis cenas más memorables, cocinada por el único chef indígena de la isla.

6.- Fría noche en una Yurta

Nuestro conductor de Tayikistán dirigió nuestro lada en ruinas, con el parabrisas resquebrajado, fuera de la carretera. No pasó nada para lo que podría haber sido y tuvimos que buscar donde dormir ante un paisaje salvaje y desolado. Mis compañeros de viaje, irlandeses e italianos,comenzamos a preguntarnos donde íbamos a dormir esa noche. Una odisea.

en la yurta

Al anochecer vimos una yurta un poco más adelante, la única en todo el valle. A pesar de que era verano, por la mañana, tuve que hacer un agujero en el hielo para poder extraer el agua para poder asearnos un poco. Ahora la recordamos con cariño, pero en su momento fue un poco dura.

7.- Junto a las pirámides de Begrawiya

Medio coincidencia, mitad planeado, llegamos a las pirámides de Begrawiya en luna llena. Había un alojamiento a un precio desorbitado a unos cuantos de kilómetros de distancia, pero cuando nos bajamos del camión, tuvimos que hacer autostop y hablamos con algunos hombres en la entrada de las pirámides. Ellos nos convencieron para dormir en el desierto, al pie de las pirámides “y no tienen que preocuparse por escorpiones, serpientes u otros residentes del desierto”, nos dijeron

puesta

A la mañana siguiente nos despertamos con las primeras luces y, completamente solos, fuimos recorriendo el lugar y a empaparnos del ambiente de esta antiguo e impresionante sitio en el desierto de Sudán.

¿y vosotros? ¿Cuales han sido los lugares más extraños donde habéis dormido? Cuéntamelo en los comentarios de más abajo.

 

 

También te puede gustar

¡Ni un mísero comentario!

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR