Destinos de viaje Marruecos

El viaje de los 1.000 tés de menta: reflexiones sobre viajar a través de Marruecos

Destino de viaje Marruecos

¿Alguna vez has amado un destino, pero después,  sin entender por qué, no encuentras el camino para expresar todos esos sentimientos sobre el lugar? Ese es mi dilema con Marruecos.

Estuve en agosto y crucé un país que ha sido durante mucho tiempo uno de mis favoritos. Monté en camello, bebí todo el té de menta que pude encontrar, me perdí en las medinas, y comí más cuscús de lo que pensaba que era humanamente posible.

Me encantó el tour. Nuestro guía Rashid era amable, nos llevó a fumar shisha, nos presentó a la gente del lugar, y en general era muy servicial. Me hice amigo de mis compañeros de excursión, y el propio Marruecos – ¡guau! Me encantó caminar por la calle, siendo bombardeado por el olor de 1000 especias diferentes, perderme en las medinas laberínticas con sus recovecos interminables y grietas, el caos de millones de personas arrastrando los pies sobre  los puestos de los vendedores que compiten por su atención, y el carmesí rojo del Sahara con sus dunas interminables – ¡eran lo único que quería que fueran! Claro, hay muchos momentos abrumadores que me hacían sentir como un pez fuera del agua y a veces las cosas no iban como deseaba, pero disfruté incluso en esos momentos.

El viaje en sí es de sentirse incómodo. Es una de las razones por las que disfruté en Ucrania tantísimo, ya que estaba completamente fuera de mi elemento. El país fue un reto para mí y me encantó. ¡Lo pongo por las nubes cada vez que puedo!

Marruecos fue todo lo que quería que fuera. Estuvo a la altura de mis expectativas, pero por alguna razón, mi experiencia ha sido difícil de verbalizar. ¿Por qué no puedo expresar lo que siento por Marruecos? Este pensamiento me ha estado sobrevolando la cabeza desde hace meses.

Las medinas de marruecos

Medina de Fez, Marruecos

Me he estrujado los sesos pensando en ello, reflexioné tal vez demasiado, y me quedé mirando al cursor parpadeante de mi ordenador al tratar de escribir sobre ello.

Entonces, de repente hace unas semanas, la razón me golpeó.

Una constante en mis viajes – y estoy seguro que muchos de ustedes pueden sentir lo mismo – es el de un punto de toque, un punto donde en el viaje todo se junta y los actos se define como un prisma para todo lo que el viaje representa. En mi viaje a Japón, fue hacerme amigo de un local que quería aprender Inglés. En Costa Rica, que me perdía en una selva. En Ucrania,  estaba bebiendo vodka con lugareños que conocían menos Inglés de lo que sabía yo de Rusia (y yo sólo sé “Cheers” y “hola”). En mi primera visita a Tailandia, que me reuní con cinco personas que cambiaron mi vida. En Ios, que estaba siendo trasladado a un festival de la comunidad local, etc.

Mis viajes giran en torno a una memoria que cristaliza el viaje y pone todo en el foco. Cada uno de los momentos une todos mis otros recuerdos de un lugar: la comida, los olores, los paisajes, la gente. Es la primera cosa que viene a la mente cuando pienso en el lugar y actúa como la puerta a todos los otros recuerdos.

A pesar de los momentos maravillosos que he tenido y el itinerario sorprendente que pude disfrutar, me he dado cuenta de la razón por la que estoy tan ambivalente sobre Marruecos es porque me falta esa piedra de toque. No hay momento “Whoa” que pueda señalar donde me sentí ultra-conectado con el país, en el que todo se juntó.

Pero escribir este artículo me ha hecho darme cuenta de que tengo miles de pequeños momentos; mirando un millón de estrellas en el velaridad del desierto, vagando por las ruinas vacías de Volubilis, el descubrimiento de nuevos alimentos con unos compañeros australianos increíbles, hacerse amigo de los pescadores y hartarse de marisco fresco en Essaouira, perderse en las medinas, regatear comprando pequeños recuerdos y riendo con el vendedor. Y por supuesto, beber cerca de 1.000 tazas de té de menta (vale, ligera exageración, era más probable 999).

Así que tal vez no es necesario un momento especial. Tal vez he confiado en que la piedra de toque como un principal punto de apoyo durante demasiado tiempo.

Paul Theroux dijo una vez que un viaje sólo es satisfactorio en retrospectiva. No estoy de acuerdo con eso, pero lo que estoy seguro es de que, en retrospectiva,  sólo ahora, verdaderamente se apreciar el tiempo que pasé en Marruecos y cómo de especial era. Por fin he podido escribir sobre Marruecos.  Volveré.

También te puede gustar

1 comentario

  • Responder
    Alberto
    16 Febrero, 2017 at 3:39 pm

    Wowww, increíble viaje por Marruecos, estoy deseando ir. Me gusta mucho tu blog, no sigues actualizandolo??

  • Dejar un comentario

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR